DIFERENCIACIÓN OSTEOMORFOMÉTRICA ENTRE LOS PERROS COMUNES PREHISPÁNICOS Y LOS PERROS MALIX ES CONTEMPORÁNEOS DEL ESTADO DE YUCATÁN

Carolina Ramos Novelo – Centro INAH, Yucatán

INTRODUCCIÓN

En Yucatán es habitual escuchar el término perro malix,cuyo significado se refiere a un perro que no es de raza y por lo tanto es producto de la combinación de varias razas. También se ha hecho creer por medio de la tradición oral, que el perro malixactual se encuentra vinculado con los perros de la época prehispánica, es decir, los de la época maya. Sin embargo, con la realización de la presente investigación, se ha podido corroborar que los perros que existieron en la época de los mayas han perdido gran parte de su esencia.
Para poder observar dichas diferencias se requirió del análisis osteológico y osteomorfométrico de los restos arqueozoológicos de perros recobrados de los sitios de Champotón,Chichén Itzá, Xcambó, Sihó y Yaxuná, así como de los restos de perros contemporáneos presentes en las instalaciones del laboratorio de zooarqueología de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY y algunos de la colección personal de referencia ósea de quien suscribe.
Asimismo debemos decir, que la información recaba de los datos arqueológicos será comparada con el registro histórico de segunda mano, para poder observar mayores similitudes o diferencias entre este tipo de perros. Por lo que con la realización de estos estudios será posible determinar si los llamados perros prehispánicos son los verdaderos ancestros de los perros malixesactuales, o bien, si los perros malixescontemporáneos se vieron afectados por la aparición de nuevas razas de perros traídas del viejo mundo, modificando así gran parte de su historia.


GENERALIDADES

Cuando hablamos de los perros inmediatamente pensamos en el mejor amigo del hombre, aquel que nos acompaña en las buenas y en las malas y a quien por lo general elegimos según nuestros gustos o preferencias; motivo por el cual hoy en día existen alrededor de 343 razas de perros diferentes, aunque este número continua creciendo.
Desafortunadamente, la constante creación de razas de perros así como la búsqueda por perfeccionar algunas de las ya existentes, ha opacado y restado importancia a cierto tipo de perros a los cuales apenas hoy en día se les presta un poco más de atención; estos son los llamados perros comunes, mestizos o malixes;mismos que serán nuestro objeto de estudio.
Asimismo, debemos decir que la palabra malixhace referencia a algo que es carente de pedigree, que no es de raza, o bien, que se trata de una mezcla; por lo tanto al emplear el termino perromalixdebemos concebir que se trata de un perro común o como se dice hoy en día de un perro mestizo, mismo al que de forma jocosa también se le suele referir en el estado de Yucatán, como malixpeek, dober-huirooincluso pastorejidal.
De igual forma, es pertinente mencionar que la tradición oral regional hace referencia al perro malixmoderno como un descendiente directo de aquellos perros que existieron durante la época prehispánica y que por lo tanto se encontraban vinculados con la civilización maya; sin embargo, gracias a la realización de este estudiose ha podido determinar que esta afirmación dista mucho de la realidad, por lo que el perromalixcontemporáneo ha perdido gran parte de su herencia prehispánica.

LOS PERROS MALIXES ACTUALES ESTUDIADOS

Para poder entender parte de los cambios en los perros malixesmodernos, fue necesario en primer lugar seleccionar una muestra ósea que correspondiese de forma positiva con este tipo de perros; para ello, se recurrió a tres especímenes de perros procedentes de la colección osteológica comparativa, presente en las instalaciones del laboratorio de zooarqueología de la facultad de ciencias antropológicas de la universidad autónoma de Yucatán.
Los especímenes seleccionados de dicha colección fueron los referidos bajo los números 1, 2 y 128, los cuales respectivamente correspondían con un esqueleto semi-completo de un perro subadulto femenino; un esqueleto completo de un espécimen femenino adulto y un cráneo con sus respectivas mandíbulas de un individuó masculino en edad adulta. Cabe señalar que a excepción del esqueleto número 2 de la colección de referencia ósea faunística del laboratorio de zooarqueología, los demás especímenes aquí mencionados procedían de localidades lejanas a la ciudad de Mérida, Yucatán.
Asimismo, con el fin de ampliar la muestra contemporánea de perros malixes,también se decidió analizar dos de los perros procedentes de la colección de referencia personal de quien suscribe, referidos bajo los números 1 y 4, mismos que correspondían respectivamente con un individuo femenino semi-completo en plena senectud, así como con un espécimen masculino adulto semi-completo; ambos recolectados en la población de Cholul, Yucatán.
Estos especímenes en su conjunto sumaron un total de cinco individuos pertenecientes a la raza designada como perro malixo perro mestizo contemporáneo y servirían para establecer una comparativa osteomorfométrica con algunas de las razas de perros prehispánicos identificadas en Mesoamérica.

POSIBLES RAZAS PREHISPÁNICAS VINCULADAS CON EL PERRO MALIX ACTUAL

Resulta adecuado hacer énfasis en dos razas de perros prehispánicos identificadas por medio del registro arqueofaunístico en Yucatán (estas razas fueron establecidas previamente por investigadores como Raúl Valadez, Alicia Blanco, Bernardo Rodríguez, Joaquín Arroyo o Eduardo Corona entre muchos otros), que posiblemente pudieron ser concebidas como comunes o malixestanto para la época prehispánica como a la llegada de los primeros europeos; estas son el llamado perro común y el perro maya.
Cabe destacar que estas razas de perros se han podido identificar y diferenciar por medio de la osteomorfometría, la cual es una rama de la biometría encargada del estudio de las dimensiones del cuerpo de los seres
vivos, que posibilita establecer distintos parámetros esqueléticos entre los distintos individuos que conforman una determinada especie animal (como los perros), para luego compararlos y/o diferenciarlos de otras especies animales o de otros individuos identificados como pertenecientes a la misma especie1. En el específico caso de los perros estudiados durante esta investigación, la toma de medidas óseas se realizó conforme los parámetros previamente establecidos por Ángela Von den Driesch, en conjunto con las mesuras propias de cada raza instauradas previamente por algunos de los autores referidos con anterioridad.
Retomando parte de la información señalada con anterioridad, nos enfocaremos ahora en mencionar a las razas de perros antes citadas; iniciando por el perro común de la época prehispánica, mismo que se caracterizaba por ser un animal de forma no especializada de cuerpo no muy robusto, con un cráneo de tipo dolicocéfalo o alargado y habitaba según las evidencias zooarqueológicas en todo el territorio mesoamericano 2. Por otra parte, la longitud de esta raza era muy variada e iba de los 63cm a los 75cm, en tanto que su alzada se ha calculado entre los 39 y 45cm3; se cree que la variabilidad en la talla de estos perros era ocasionada por su falta de especialización (figura 1).

En el caso del perro maya prehispánico, es decir, la segunda raza de nuestro interés, la información zooarqueológica señala que este perro únicamente se encontraba en el área maya (a la fecha solo se han identificado de 3 esqueletos semi-completos de esta raza en el estado de Quintana Roo, México) y se caracterizaba por tener un hocico corto y un paladar ancho, razón por la cual algunos investigadores emplean el termino braquicéfalo moderado para describir su tipo de cráneo; en lo que a su longitud se refiere, se estima que sus medidas oscilaban entre los 55 y los 57cm, mientras que su alzada ha sido calculada entre los 40 y 43cm; esta raza también es descrita como de complexión ligera, estatura baja y de cuerpo no muy robusto (figura2) en comparación con el perro común mesoamericano. Sin embargo, durante el presente estudio, el perro maya prehispánico no será considerado como una raza de perro propia del sureste mesoamericano debido a su baja representatividad zooarqueológica; aunado a que tanto su longitud como su alzada se encuentran dentro de los parámetros métricos propios del perro común; por esta razón el perro maya será visto como una variante regional del llamado perro común mesoamericano, la cual se cree pudo surgir por factores como el cambio de clima, la alimentación, las alteraciones genéticas o bien, por algún tipo de dimorfismo sexual.

SITIOS DE PROCEDENCIA Y MATERIALES ZOOARQUEOLÓGICOS ANALIZADOS

Por otra parte, en lo que se refiere a la muestra zooarqueológica de perros analizada, esta incluía desde material entero hasta fragmentado con distintos grados de deterioro. Estos materiales fueron recuperados durante las excavaciones arqueológicas realizadas en los sitios de Champotón, Chichén Itzá, Sihó, Xcambó y Yaxuná (figura 3), mismos que serán referidos a mayor detalle en los párrafos siguientes.

Figura 3. Mapa del área maya donde se ubican los sitios de donde se recobró el material arqueofaunístico estudiado (tomado de Götz 2008, modificado por quien suscribe).

En primer lugar mencionaremos al sitio de Champoton, mismo que se ubica en el actual estado de Campeche y se encuentra en el costado noroccidental del área maya, en la costa del Golfo de México. Este sitio se encuentra a orilla del río que lleva el mismo nombre, por lo que se piensa que fue una importante ciudad costera que subsistía a base del comercio a larga distancia. Por su parte, en lo que se refiere a los contextos de donde se recuperó el material arqueofaunístico, estos fueron datados para el período postclásico tardío y correspondían con basureros de elite procedentes de los grupos 5, 7, 9, 10 y 16, los cuales en primera instancia revelaron un total de 1720 fragmentos óseos de diversos tipos de animales.
En lo que respecta al sitio de Chichén Itzá, se piensa que este representó una de las más grandes ciudades mayas del norte, cuya característica principal era su iconografía y su estilo arquitectónico maya-tolteca. En lo que se refiere al material zooarqueológico recuperado, este sumo un total de 4002 especímenes óseos de diferentes taxones animales, los cuales se encontraban vinculados al período clásico terminal y posclásico temprano.
Asimismo, cabe señalar que todos los materiales arqueofaunísticos fueron recuperados en los basureros asociados a las estructuras pertenecientes al grupo conocido como la serie inicial, la cual se encuentra conformada por 10 estructuras medianas y dos construcciones mayores en las cuales se presume habitó gente de élite.
En lo que se refiere al sitio de Sihó, este se encuentra en la parte oeste de las tierras bajas mayas y al noroeste de la región puucy ha sido clasificado como un sitio de tango tres, debido a las dimensiones de sus edificaciones principales. Su temporalidad ha sido vinculada al período clásico tardío y terminal, en tanto que los contextos de donde se recuperó el material arqueozoológico fueron los basureros de las estructuras de elite 5D2 y 5D16, las cuales evidenciaron un total de 100 especímenes óseos8 de diferentes especies animales.
Otro de los sitios estudiados fue Xcambó, el cual se localiza en la costa norte y ocupa el número 143 del atlas arqueológico del estado de Yucatán; consiste en un islote de aproximadamente 5000m2 de superficie y está rodeado casi en su totalidad por cenagales y mangles, por lo que se presume pudo ser un importante centro salinero. El material zooarqueológico recuperado de este sitio sumo un total de 1540 especímenes óseos, mismos que procedían de los rellenos constructivos de las plazas y patios asociados a las estructuras de elite del patio oeste, las cuales a su vez se encontraban fechadas para el período clásico temprano al clásico tardío.
El último sitio en mencionarse será el de Yaxuná, el cual se ubica a 22km al sur de Chichén Itzá; está constituido por cuatro acrópolis con evidencias de arquitectura monumental y se presume que albergó a una gran cantidad poblacional desde el período preclásico medio hasta el clásico terminal y durante el clásico tardío, ya que a partir del postclásico se presenta una disminución en su población8. Por otra parte, los materiales arqueofaunísticos estudiados provinieron de los basureros asociados a las estructuras de elite designadas como 6F68 y 6F1, las cuales estaban fechadas del clásico tardío al clásico terminal y revelaron un total de 437 especímenes óseos de diferentes especies.
Como es posible apreciar la zona geográfica de donde proviene el material zooarqueológico estudiado comprende parte del área denominada como las tierras bajas mayas del norte, específicamente en el área donde actualmente se ubican los estados de Campeche y Yucatán; y con respecto a la amplia delimitación temporal de los materiales estudiados (es decir, desde el clásico temprano hasta el postclásico tardío), esta se dio como respuesta a los distintos sitios y sus períodos de surgimiento y/o apogeo.

MÉTODOSDE ANÁLISIS EMPLEADOS PARA ESTUDIODE LOS PERROS

Puesto que en párrafos anteriores se realizó una descripción de lo que es la osteomorfometría, ahora nos enfocaremos en mencionar cuales fueron algunos de los principales elementos óseos que se midieron iniciando por el cráneo (figuras4A-B),el maxilar (figura4C) y la mandíbula (figura4D); donde además se incluirá una descripción de cada una de las medidas tomadas conforme a los parámetros ya establecidos por Ángela Von Den Driesch:
❖Cra-22:diámetro mayor de bula auditiva
❖Cra-7:longitud superior neurocraneal
❖Cra-26:anchototal de la base de los procesos paraoccipitales
❖Cra-25:anchototal de los cóndilos occipitales
❖Cra-27:ancho del foramen magnun
❖Cra-28:alto del foramen magnum
❖Max-15:longituddel pómulo del primer premolar al segundo premolar superior
❖Max-16:longitudde la fila conformada por los molares superiores
❖Max-17:longitudde la fila conformada por los premolares superiores
❖Max-34:ancho total del paladar
❖Max-35:menor ancho del paladar
❖Mand-4:longitudentre el cóndilo y el alveolo del canino inferior
❖Mand-5:longitudentre cóndilo del canino inferior y el proceso angular
❖Mand-6:longitud del proceso angular
❖Mand-7:longitudentre el alveolo del tercer molar y el alveolo del canino inferior
❖Mand-8:longitudentre el alveolo del primer premolar y tercer molar
❖Mand-9:longituddel alveolo del segundo premolar y el alveolo del tercer molar inferior
❖Mand-10:longitud de la línea conformada por los molares a partir de los alveolos
❖Mand-11:longitudde la línea de los premolares a partir de los alveolos
❖Mand-12:longitudde la fina conformada por los premolares inferiores
❖Mand-14:longituddel alveolo del primer premolar inferior
❖Mand-18:alturavertical de la rama mandibular
❖Mand-19:alturade la mandíbula debajo del primer molar
❖Mand-20:alturade la mandíbula entre el segundo y tercer premolar
Para el caso de lo humeros (figuras4E-F) las medidas empleadas fueron las:
❖Dp: profundidad del extremo proximal
❖SD: menor ancho del diáfisis
❖GL: longitud total del elemento óseo
❖Bd: ancho del extremo distal
❖Mand-10:longitudde la línea conformada por los molares a partir de los alveolos
❖Mand-11:longitudde la línea de los premolares a partir de los alveolos
❖Mand-12:longitudde la fina conformada por los premolares inferiores
❖Mand-14:longituddel alveolo del primer premolar inferior
❖Mand-18:alturavertical de la rama mandibular
❖Mand-19:alturade la mandíbula debajo del primer molar
❖Mand-20:alturade la mandíbula entre el segundo y tercer premolar
Para el caso de lo humeros (figuras4E-F) las medidas empleadas fueron las:
❖Dp: profundidad del extremo proximal
❖SD: menor ancho del diáfisis
❖GL: longitud total del elemento óseo
❖Bd: ancho del extremo distal

Para los radios (figura4G), las medidas empleadas fueron:
❖GL: longitud total del elemento
❖SD: menor ancho de la diáfisis
❖Bd: ancho final de la epífisis distal

Figura 4. (A) Vista lateral izquierda del cráneo de un cánido indicando las medidas cra-X referidas en el texto. (B) Vista nucal del cráneo de un cánido indicando las medidas cra-X (C) Cráneo de cánido, vista basal indicando las mediciones cra-X y max-X (D) Mandíbula de cánido indicando las mediciones ma-X (E) Húmero de cánido indicando la medida Dp (F) Húmero de úrsido indicando las mediciones referidas en el texto (G) Radio de cánido donde se observan las medidas referidas en el texto (H) Ulna de canido indicando las medidas (I) Ulna de cérvido indicando la medida BPC (J) Pelvis de equino indicando las medidas LA y LAR (K) Pelvis de ovino indicando la medida SB (L) Pelvis de suido indicando la medida SH (M) Fémur de ovino que hace referencia a las medidas (N) Fémur de cánido indicando la medida DC (O) Tibia de equino indicando las medidas referidas en el texto (figuras tomadas de von den Driesch 1976, modificadas por quien suscribe).

Respecto a la pelvis (figuras4K-L) las mesuras empleadas fueron las:
❖LA: longitud exterior del acetábulo (medida adaptada a los perros donde no se consideran los labios del elemento)
❖LAR: longitud interior del acetábulo
❖SB: menos ancho del ilion
❖SH: altura del eje del ilion
Por su parte las medidas empleadas para los fémures (figuras4M-N)fueron:
❖Bp: ancho total del extremo proximal
❖DC: medida de la cabeza femoral, donde se considera profundidad y ancho
❖SD: menor ancho de la diáfisis
❖GL: longitud total del elemento óseo
❖Bd: ancho del extremo distal

Para el caso de las tibias (figura4O) se emplearon las siguientes medidas:
❖Bp: ancho del extremo proximal
❖SD: menor ancho de la diáfisis
❖Bd: ancho del extremo distal
De igual forma, otras de las metodologías cualitativas empleadas durante este estudio fueron la taxonomía y la osteología, las cuales en su conjunto nos sirvieron para identificar y clasificar científicamente a la especie estudiada, es decir, los perros (Canis lupusfamiliaris);así como para reconocer adecuadamente los distintos elementos óseos que formaban parte de su esqueleto.
Por su parte las metodologías cuantitativas empleadas fueron el NISP (número de especimenes identificados por especie), el MNI (mínimo numero de individuos) y la FE (frecuencia esquelética), las cuales respectivamente nos sirvieron para establecer el índice general de animales presentes en la muestra ósea zooarqueológica; así como para tratar de determinar el posible número de individuos reconocibles de un taxón o especie en particular, y reconocer la aparicion o ausencia de ciertos elementos oseos por medio de la divicion del esqueleto en regiones anatomicas.
22 Cavidad articular profunda que recibe la cabeza de un hueso
23 Hueso que forma la parte dorsal de la cintura pélvica
24 Hulbert 2001:348; Searfoss 1995:3
25 Reitz y Wing 1999:143
26 O’Connor 2003:135; Reitz y Wing 2008:202
27 Klein y Cruz-Uribe 1984:26

RESULTADOS DEL ANÁLISIS ÓSEO DE LOS PERROS MALIXES PREHISPÁNICOS Y MODERNOS
Luego de los análisis pertinentes se llegó a la conclusión de que la muestra zooarqueológica de perros proveniente de los sitios mencionados con anterioridad, se hallaba constituida por un total de 247 especímenes óseos, mismos que daban como resultado un aproximado de 32 individuos correspondientes con la raza denominada como perro común mesoamericano; que a su vez fueron comparados con los 5 especímenes contemporáneos identificados como perro malix.
El objetivo primordial de esta comparación, era el de tratar de establecer una relación entre los perros comunes actuales y sus posibles antepasados prehispánicos, tomando como punto de referencia los análisis osteomorfométricos con el fin de establecer un aproximado de cómo han ido cambiando los perros desde la época prehispánica hasta la actualidad; puesto que durante el proceso de conquista y colonización europea llegaron nuevas razas de perros al territorio mesoamericano. Situación que se ha visto ejemplificada en algunos escritos como la Relación de las cosas de Yucatán de Fray Diego de Landa o bien, las Relaciones histórico-geográficasdela gobernación de Yucatán.
Pese a que en estos textos no se especifica cuáles fueron las razas de perros traídas de Europa, se hace referencia a ellos como uno de los bienes más preciados y provechosos en la región que hoy ocupa Yucatán. Por lo que al considerar esta situación resulta probable de que en algún momento u otro de la historia, los perros traídos de Europa hayan procreado nuevas camadas de perros producto de la cruza con razas mesoamericanas, lo cual a su vez representaría un factor clave para que surgiesen cambios en los perros mesoamericanos, que irían más allá del pelaje o incluso su comportamiento y abarcarían cambios a nivel genético y óseo.
En este sentido podemos decir que las principales diferencias osteomorfométicas entre los perros modernos y los perros mesoamericanos se dieron a nivel craneal, ya que todos los ejemplares de perro malixcontemporáneo manifestaron un aumento de tamaño en cuanto a las medidas referidas bajo las nomenclaturas man y cra (figuras5A-B),las cuales hacen referencia a mandíbula y cráneo respectivamente.
De igual forma, en lo que se refiere al área del maxilar (medidas max), se observó que los perros malixesmodernos presentaban una reducción de medidas (haciéndolos más gráciles) en comparación con los ejemplares arqueológicos que poseían el maxilar mucho más ancho (figura5C).
En cuanto a las medidas de las extremidades tanto delanteras como traseras (humero, radio, ulna, fémur y tibia) podemos decir, que de los 4 especímenes comparativos cuya condición ósea era completa o semi-completa (ejemplares 1 y2 de la colección del laboratorio de zooarqueología, y 1 y 4 de la colección personal de quien suscribe), tres de ellos, es decir, el ejemplar 1 de la colección del laboratorio de zooarqueología y los especímenes 1 y 4 de la colección personal del autor, presentaban un aumento significativo en cuanto a los parámetros osteomorfométicos (figuras5D-E);en tanto que el espécimen número 2 de la colección del laboratorio de zooarqueología, era el único que presentaba tanto medidas como morfología ósea similar a la de los perros comunes prehispánicos de talla más grande.
En lo que se refiere a los resultados obtenidos del estudio de las pelvis, de nueva cuenta se observó un aumento a nivel osteomorfométrico por parte de los perros malixesactuales; sin embargo, también fue posible determinar que los perros comunes mesoamericanos eran mucho más robustos que los perros malixesmodernos, principalmente por medio de la medida referida como LAR (figura5F).
Por lo tanto podemos decir con base en los ejemplares analizados de las colecciones óseas de referencia y del material zooarqueológico de perros, que en la actualidad es evidente que el tamaño de los perros malixeses muy variado; puesto que así como existen ejemplares que sobrepasan en tamaño a los especímenes prehispánicos, también existen ejemplares de menor talla (como es individuo número 2 de la colección ósea del laboratorio de zooarqueología) que métricamente parecen ser similares a los perros comunes mesoamericanos; aunque en ambos casos, parece ser que un factor determinante para su diferenciación es la robustez ósea propia de los perros comunes prehispánicos en comparación con los perros malixesactuales cuyo esqueleto es más grácil.
28 Landa 2003:218

Figura 5. (A) Mandíbula de perro malixmoderno –espécimen número 2 de la colección de referencia ósea del laboratorio de zooarqueología(superior) y de perro común mesoamericano (inferior), donde se observan tanto la similitud métrica como las diferencias morfológicas a nivel dental. (B) Cráneo de perro común mesoamericano (izquierda) y de perro malixmoderno (derecha) donde se observan las deferencias de talla. (C) Maxilar de perro malixmoderno (izquierda) y de perro común mesoamericano (derecha) donde se observa respectivamente la gracilidad y robustes de los elementos óseos. (D) Ulna de perro común mesoamericano (superior) y de malixmoderno (inferior), donde de nueva cuenta se observan las similitudes métricas así como las diferencias morfológicas. (E) Fémur de perro malixmoderno de talla chica (superior) y de perro común mesoamericano de talla grande (inferior), donde se muestran las diferencias morfológicas así como las similitudes métricas. (F) Pelvis de perro malix moderno (superior) y de perro común mesoamericano (inferior) donde respectivamente se observa la gracilidad y la robustas de los mismos por medio de la medida LAR.

CONSIDERACIONES FINALES

Figura 6. Perros malixes actuales de la población de Chablekal, Yucatán.

A raíz de la información referida con anterioridad podemos decir en primer lugar, que es probable que los perros arqueológicos presentaran una talla mucho menor (en comparación con sus parientes modernos) debido a que durante el período prehispánico no se contaba con tantas razas de perros como en la actualidad, aunado a que estas se encontraban aisladas y tampoco eran tan especializadas como los perros europeos, los cuales hasta cierto punto habían sufrido una serie de modificaciones por parte del hombre (haciéndolas más grandes, resistentes y tanto robustas como gráciles) para así satisfacer las necesidades y gustos de la época.
Como segundo punto a considerar, es importante mencionar que parte de los cambios observados a nivel óseo en los perros malixesactuales, sean producto tanto del cruce con los perros que inicialmente llegaron del viejo mundo, como con los perros actuales presentes en el estado de Yucatán, los cuales han alejado cada vez más al perro malixo mestizo moderno de sus antepasados prehispánicos; situación que pudo corroborarse, gracias a la comparación de los resultados obtenidos del estudio de los perros comunes prehispánicos con los perros comunes o malixesactuales.
Con la realización de este estudio también se pudo observar que los perros malixesmodernos tienen de 9 a 21cm de más en su alzada, en comparación con los perros comunes prehispánicos cuya alzada abarca de los 39 a 45cm; esto parece indicar que los perros comunes o malixesmodernos de talla chica, tienen una altura similar a la de los perros comunes de talla grande que habitaron en la región durante la época prehispánica.
En síntesis solo nos resta decir, que aparentemente los perros comunes o malixesactuales ya no se encuentran relacionados ni métrica ni morfológicamente con sus antepasados prehispánicos; sin embargo, para corroborar esta información y entender más sobre las variaciones morfológicas entre los perros comunes modernos y los prehispánicos, aún se necita ampliar la muestra ósea comparativa de perros malixesmodernos, con el fin de observar si la información antes presentada representa una característica generalizada de los perros comunes en la región (figura6).

Leave a Replay

Más Artículos

Síguenos en Facebook

Sitios de interés

Adquiere nuestra colección de libros sobre los simposios anteriores

En las instalaciones del INAH Yucatán, en el área de Arqueología.